22 mar. 2011

Medianera verde, jardín vertical



En el cruce entre las calles de Berlin y Marques de Sentmenat de Barcelona había una medianera.

Un tapiz verde vertical cubrirá esta pared medianera, nacida espontáneamente después del derribo de un antiguo edificio esquinero. Nace en una confluencia de calles que manifiestan un exitoso desorden urbanístico, por la falta de concreción del espacio y por la sucesión de operaciones puntuales de agregación en forma de esculturas, parterres y demás aportaciones ciegas, sordas y mudas al resto de la ciudad.

Esta medianera, en sí misma, es un residuo más, una anomalía que brota por sorpresa en este guirigay urbanístico. Partiendo de una concepción no deseada, el Institut del Paisatge Urbà, ha llevado a cabo una intervención de tratamiento superficial o revestimiento (por no decir maquillaje) de la fachada, poco original (no por ello criticable), aunque se nos quiera vender todo lo contrario. Otras ciudades disfrutan desde hace años de estos jardines verticales, Nueva York, Osaka, París o Madrid junto al Caixa Forum de los arquitectos Herzog & de Meuron.

El proyecto consiste en la agregación de una estructura metálica exenta, para no transmitir esfuerzos al edificio existente, con  bandejas de chapa galvanizada que soportan jardineras de las que descolgarán especies vegetales autóctonas. Las plantas vivirán del agua y nutrientes disueltos, transportados por un circuito cerrado de distribución.



A nivel arquitectónico la propuesta de Capella García Arquitectura, SLP es interesante y acorde con la escala de la intervención. Aún así, utilizando términos ecológicos tan aceptados socialmente, me sorprende que la clase política no haya pensado "en verde" la ejecución material de la misma. Que desliz!. Esta estructura podría haber sido de madera de pino tratado (por aquello de que el pino es una especie muy mediterránea) sustituyendo los laterales de las bandejas, por tensores hechos de cuerda a partir de fibras vegetales trenzadas. Desde una conciencia ecológica se podía haber propuesto un auténtico "árbol medianero", un nuevo árbol de la sabiduría, del que colgarían nutritivas manzanas hidropónicas,  para que una contemporánea Eva pudiera ofrecer el fruto de la tentación al nuevo Adán, mientras yacen reclinados sobre una hamaca de henequen, de aquellas que los mejicanos del Yucatán llaman de San Andrés, porque entran dos y salen tres.

La idea del jardín vertical es buena, pero no debería de servir sólo para tapar o maquillar las cicatrices vacias de contenido de la ciudad, ni ser un guiño puntual o un piropo a la "Arquitectura verde" o "Arte ecológico", esloganes por otra parte, muy propagandísticos en vísperas de una futura campaña electoral.


P.D: Sobre el periscopio al más puro estilo "ojo avizor" no comento.

1 comentario:

  1. PIDO UN COMENTARIO URGENTE DEL PERISCOPIO.LO NECESITO PARA MI INTELECTO PLANO.
    GRACIAS

    ResponderEliminar