12 nov. 2012

Desahucios por razones humanitarias




La banca paralizará los desahucios por razones humanitarias y en el marco de su política de responsabilidad civil. Con este titular leo estupefacto la columna del periódico de hoy.

Después de todo lo que hemos tenido que soportar de la banca, a la que hemos insuflado entre todos, nada más y nada menos que 52.000 millones de euros para salvarla, mientras los hipotecados que no pueden pagar se van a la calle de la forma más cruel, resulta que ahora se ponen de mártires, de ONGes al servicio del pueblo para ayudarnos. Es para morirse y no precisamente de risa.

Contínuo leyendo la noticia para mayor desespero: La Asociación Española de Banca (AEB) ha anunciado hoy el compromiso de sus asociados de paralizar los desahucios durante los dos próximos años, y añade para más recochineo que aplicará estas medidas sobre los colectivos especialmente vulnerables. Es decir, pasados dos años de moratoria todo seguirá igual, o mejor dicho peor, porque los hipotecados que estén de prestado en la casa en la que han vivido, no sólo no tendrán casa propia, sino que habrán tenido que abonar un "alquiler asequible", que no amortizará el préstamo inicial, y por contra, aumentará su deuda considerablemente. Y los colectivos especialmente vulnerables ¿pueden especificar quienes son?, es un comodín que se guardan para decir que no estamos tan mal y que pocos, muy pocos, son realmente vulnerables.

Hace no mucho una persona muy próxima nos explicaba su caso. Es un hombre de mediana edad, con varios hijos a su cargo y a punto de ser embargado porque no puede pagar la hipoteca. Intentó negociar con el banco. Primero una carencia, es decir, pagar intereses durante dos años sin amortizar. La propuesta fue rechazada. Después intentó negociar una dación en pago considerando que el 60% del valor de tasación de primera subasta (tal y como dice la ley) estaba por encima del valor de la hipoteca. La propuesta fue rechazada. El banco no aceptaba la tasación original, realizada con su propia sociedad de tasación, y le proponía estudiar su caso en base a una nueva valoración que lógicamente tenía que pagar de su bolsillo. Revisé la nueva tasación y era vergonzosa, con valores comparativos que no reflejaban la realidad, ni del entorno ni de las obras con que se comparaba. Aún así estaba dispuesto a pagar de su bolsillo (a crédito) la diferencia con la hipoteca que quería cancelar, asumiendo que se quedaba sin casa y con una deuda. Este señor propuso una compra-venta, poniendo él el dinero a través de un préstamo con el propio banco. La propuesta fue rechazada. El banco quería, además del diferencial, que la persona pagara todos los impuestos, inclusive los que le corresponden al banco como comprador de la ganga. Después de un tiempo lo entendió todo; el banco no se conformaba con la casa, quería  además un esclavo con una deuda lapidaria de por vida.

!La banca hablando de razones humanitarias!. La broma no tiene gracia. Y mientras tanto, la Ley Hipotecaria de 1909, que regula el mercado en España, anacrónica y sin revisar. La banca haciéndose con una nueva esclavitud, la del siglo XXI, con la servidumbre de los políticos que se encargan de encubrirla lanzando octavillas, de los jueces que tragan sin ahogarse y del gobierno creando el "banco malo", para vender gangas cuyas pérdidas pagaremos todos, y que hundirán más a las familias que no podrán vender porque a ese banco nadie le hará competencia.

Después de cinco años de crisis, con una morosidad de vértigo, con 400.000 desahucios desde el 2008, con una media actual de 500 desahucios diarios, y lo peor de todo, con cuatro suicidios contabilizados !La banca hablando de razones humanitarias!. ¿Hay alguien que se lo crea?



No hay comentarios:

Publicar un comentario