20 feb. 2011

CONSTRUIR LA REVOLUCIÓN.Arte y Arquitectura en Rusia 1915-1935

Torre de radiodifusión Shábolovka
Fotografía de Richard Pare, 1998
En el centro Caixa Forum, de la casa Ramona en Barcelona, se presenta esta exposición hasta el 17 de Abril.

La exposición consigue transportarnos, al presente y al pasado de la Arquitectura de principios de siglo XX, en los paises del Este. El presente, crudo y duro, para una Arquitectura pasada muy Moderna. Sobrecoge observar las fotografías de gran formato, de edificios que fueron iconos, y hoy son inmensos contenedores vacios, derruidos, transformados e incluso maquillados para responder a un nuevo uso.

Una arquitectura de revolución, donde la forma sigue inexorablemente a la función, con geometrías puras muy rotundas. Edificios potentes en cuerpo y alma, dejados a su suerte, como los cascos de los barcos clavados en las arenas de una playa de Namibia.

Me llama poderosamente la atención, los edificios que experimentan diferentes tipologías de vivienda. Casas-comuna formadas por unidades sencillas de habitación, y unidades más complejas, aglutinando servicios comunes como comedores, guarderías de niños, talleres y clubs de trabajadores.

El edificio Izvestia, centro de control estatal de la prensa, el edificio Gosprom de Járkov y tantos otros ejemplos de una arquitectura de revolución. Entre toda esta Arquitectura que apostaba por la igualdad socialista, cuando se propugnaba la vida en comunas, Melnikov construye una vivienda unifamiliar aislada para su familia, en el centro de Moscú.

Se le permitió construir esta vivienda como una deferencia o agradecimiento por el éxito del pabellón soviético en la Exposición Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes de 1925 en París, y por los años de buen servicio al Partido. Eran otros tiempos, o no. Lo realmente curioso de esta casa es su geometría, basada en dos cilindros intersecantes, que ofrecián un contraste con el entorno inmediato.

Una vivienda aislada en un entorno congestionado, con superfícies curvas sin aristas, manifiestan una originalidad, o mejor dicho una exclusividad, que resulta sutílmente insultante.  Melnikov supera claramente los postulados del Partido en esta obra. Posteriormente será reelegado al mundo de la enseñanaza para quedar profesionalmente en el olvido.





1 comentario:

  1. Hace unos años, recomendé a un amigo visitar la casa MELNIKOV -UTOPÍA CRITICA DE LA VIDA URBANA-, en su viaje a Moscú. El edificio impresionó a mi amigo, pero lo que realmente le conmociono fue la batalla librada por su hijo, una lucha desde una miseria intensa, una lucha por salvar a un padre que pertenecía a una raza de PUTOS INSUMISOS, a esta GALERÍA DE TOCADOS de todo tipo.
    Gracias a VICTOR MELKINOV por ser capaz de vivir en el interior del fantasma que creó tu padre, en un mundo totalmente fabricado para el hombre.
    Saludos a los que lo han perdido todo.

    ResponderEliminar