22 ene. 2013

Envàs, on vas?. Paga i ho sabràs





Es indudable que la campaña publicitaria ENVASONVAS, impulsada por l'Agència de Residus de Catalunya, ha tenido un impacto mediático brutal. El otro día y sin ir más lejos, un grupo de niños cantaba a coro el estribillo en el patio del colegio, de la manera más natural, como quien canta una canción del último grupo de moda.

El objetivo de la campaña es claro: mejorar la selección de envases que van a los contenedores amarillo y verde. Aparentemente esta campaña es informativa y beneficia el reciclaje, pero a nuestro modo de ver es sesgada y engañosa. Los ciudadanos que reciclan, que hasta ahora estaban acostumbrados a separar los residuos por materiales y no por envases, son confundidos después de ver el anuncio. El mensaje viene a decir que hay que reciclar envases por materiales y no materiales por su condición de ser reciclados. Por ejemplo, se fomenta el reciclaje de una botella de vidrio y no se fomenta  el reciclaje de un producto elaborado con vidrio. Al final, quien realmente se beneficia de esta campaña son los fabricantes de envases, que no quieren hacerse cargo del coste de reciclaje de los residuos que no son envases, porque en definitiva el consumidor no ha pagado por reciclar un producto elaborado. Se trata de una campaña que busca el negocio.

Proponemos lo siguiente: Que el ciudadano siga reciclando como hasta ahora, es decir, depositando los residuos en los contenedores correspondientes clasificados por materiales: cartón, vidrio, plástico, metal y orgánicos excepto los envases. Los envases serán llevados al comercio donde fueron adquiridos y serán abonados, puesto que al comprar el producto pagamos un incremento por reciclaje. Tiene sentido que si los ciudadanos nos molestamos en seleccionar y además pagamos el envase (por no hablar de impuestos) se nos devuelva el coste por devolución. Esta medida no es nueva y ya se desarrolla en otros países como Alemania, Noruega, Finlandia etc. Es el sistema de retorno de envases, sin duda el más efectivo, puesto que permite recuperar prácticamente la totalidad de los residuos envasados.

De cara a una próxima campaña, que las señoritas bailen y canten delante de un supermercado depositando el residuo con una mano y cobrando con la otra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario