27 dic. 2010

Fósiles en la ciudad

Las ciudades están llenas de fósiles. Estas impresiones, que se encuentran en los materiales pétreos, han estado siempre presentes entre nosotros en silencio. Son pequeños restos orgánicos petrificados, fijados a una roca que posteriormente ha sido manipulada para formar placas de revestimiento o cualquier otro material de construcción. La particularidad de estos vestigios es que, por una parte se mantienen inalterables en el tiempo y por otra son visibles a simple vista.


Aplacado de piedra de Solnhofen
La paleontóloga Anna Cornella ha realizado un estudio sobre la situación y tipología de estos restos en los edificios de Barcelona. Lo interesante de esta propuesta no es el descubrimiento en si mismo de estos fósiles, puesto que para algunos ya habían sido detectados, sino el hecho de que los documente y sitúe en el plano de la ciudad. Por otra parte, considero que esta propuesta, todo y ser buen intencionada, es difícil que quede catalogada ya que estos restos se encuentran fundamentalmente en revestimientos, que como tales, son difícilmente protegibles por la administración y por lo tanto su existencia está a expensas de particulares.

Las escaleras de un edificio público, las placas que revisten un escaparate, el aplacado de piedra natural de la portería de un edificio de viviendas…En todos estos casos la visión global del elemento arquitectónico se impone sobre la visión del detalle del elemento constructivo. Los fósiles, fijados en el tiempo como un reloj de cuerda parado, hablan desde el silencio. Nos recuerdan cada día, lo frágiles y perecederos que somos los humanos en el cuaderno de bitácora de la historia del planeta.

Gracias Anna, por acercarnos una lupa a un mundo de miopes entre los que me incluyo yo, por supuesto.

1 comentario:

  1. Despues de esta entrada seguro que voy a ver mi ciudad de otra manera !

    ResponderEliminar