11 oct. 2011

Arquitectos españoles en China

Imagen de Forges, obtenida del blog Multido Arquitectos

Hace unos días mi hijo mayor de siete años me preguntó si China estaba cerca de Barcelona. Paseábamos por la calle y nos detuvimos en un "todo a cien" regentado por una familia china, a comprar pegamento para un trabajo del colegio (por cierto el pegamento no pegó y el trabajo quedó inacabado). Supongo que mi hijo, en su subconsciente, tiene presente este país de forma muy próxima, como si fuera un barrio más de Barcelona, porque los chinos están en todas partes: en los bares, en las tiendas o en la peluquería junto a casa. De entrada le expliqué que China era un país enorme y que se encontraba al otro lado del planeta y le dije: -Cuando amanece en China aquí es de noche- Reconozco que le contesté con cierta ironía, aunque lógicamente él no lo sabía. De hecho, mientras le explicaba pensaba en las numerosas colonias de chinos afincados en Barcelona, que trabajan como lo que son y que realmente lo hacen de sol a sol.

Llegamos a casa y tras cenar me puse a buscar por Internet arquitectos españoles afincados en China. Topé con el blog de los compañeros de Multido Arquitectos (espacio altamente recomendable) y leí su historia. Un buen día cogen las maletas y se plantan en Shanghái para continuar desarrollándose -estudiando, trabajando, aprendiendo, disfrutando y sobre todo viviendo- Me alegro por ellos, como por el resto de compañeros que cruzan el planeta "para hacer las Américas" o mejor dicho "las Chinas", en busca de oportunidades, pero al mismo tiempo me invade una extraña sensación, entre nostalgia y contradicción. Los de aquí se van allí a producir y los de allí se vienen aquí a vender, ¿el mundo al revés?. Puede, pero más vale que empecemos a asumir que los roles en el mundo han cambiado y el cambio es irreversible. Son muchos los chinos que han llegado a Europa para quedarse definitivamente y eso se nota en la calle. Son muchos los españoles, o mejor dicho los europeos, que se han ido a China y no creo que se note en las calles de sus ciudades.

Vuelvo a mirar la viñeta y leo finalmente Hijo mío, todo esto...ya es China

Noticia de hoy


2 comentarios:

  1. Como bien comentas en tu entrada, el mundo es tan inestable que en pocos años, todos hemos pasado de tener las cosas más o menos controladas, a vivir en una incertidumbre diaria. Creemos que lo importante es saberse adaptar a los cambios por muy difícil que esto resulte, y tratar de dar la vuelta a la tortilla de tal forma que intentemos transformar esas incómodas incertidumbres en pequeñas oportunidades para continuar aprendiendo. Hace poco, las aventuras eran una elección voluntaria. Hoy, por suerte o por desgracia (nosotros preferimos pensar que es por suerte) las aventuras han pasado a ser la única manera de vivir el día a día. Y en esas estamos... probando, acertando, fallando y sobre todo... aprendiendo...

    Muchísimas gracias por la mención y nuestras más sinceras enhorabuenas por el blog!!!

    Un fuerte abrazo desde las lejanas tierras del Dragón.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nieves, gracias Julen. Os deseamos toda la suerte del mundo. Sois conscientes de vivir una aventura y eso os hace afortunados. Algún día podreis explicar la experiencia a otros, que iniciarán sus aventuras gracias a vosotros y eso os hará doblemente afortunados.

    Un fuerte abrazo desde las lejanas tierras del Camaleón (aquí hacemos de todo para subsistir).

    ResponderEliminar