21 jul. 2011

Ai Weiwei en el Pabellón Mies van der Rohe




Cada vez que miro la pared de ónix del Pabellón veo una imagen diferente. Evidentemente el material es el mismo, lo que cambia es mi percepción a lo largo del tiempo, motivada en parte por la incidencia de la luz natural del momento, o puede que por los reflejos de las superficies especulares que nos envuelven, o por cualquier otro estímulo del que no soy plenamente consciente. En cualquier caso, solapo escenas del pasado a la última visión para elaborar mentalmente una nueva historia.

En mayo del 2009 Ai Weiwei realizó una visita al Pabellón. De esa visita el artista dijo "El mantenimiento diario del Pabellón hace que este parezca inalterable, parado en el tiempo". A partir de aquí propuso una experiencia que consistía en reemplazar el agua en el estanque grande por leche, y el agua en el estanque pequeño por café, con el fin de proponer "un cambio temporal del Pabellón de Barcelona cambiando las condiciones en las que entendemos el edificio. Nuestra intención es preservar la forma arquitectónica a la vez que alteramos la manera como esta ha sido comprendida...por materiales que normalmente no se asocian con la arquitectura sino con la manera de empezar el día a día".

La experiencia de Ai Weiwei es aceptable como metáfora del cambio o como experimento para proponer un momento de reflexión... pero creo que el concepto de "lo inalterable" depende en este caso más del espectador que de la propia obra. No hay necesidad de cambier nada. El Pabellón, efectivamente, tiene "eso" que lo hace estar fuera del tiempo, y a la vez, provoca en el asistente la sensación contraria, el acelerado devenir del tránsito, en definitiva, le hace ser plenamente consciente del envejecimiento del presente y por eso el Pabellón se ve siempre diferente.

Quiero agradecer el estupendo artículo del suplemento 474 de La Vanguardia sobre Ai Weiwei. Nos solidarizamos con su causa en favor de la libertad.

Adolfo Zulueta

Después de 81 días de reclusión, desde que el 3 de abril fue detenido por la policía en el aereopuerto de Pekín cuando se dirigía a Hong Kong, el artista, arquitecto, escritor y activista chino Ai Weiwei (Pekín, 1957) fue liberado bajo fianza el pasado 22 de junio. El clamor de la liberación de Ai Weiwei, que no ha dejado de manifestarse en todo el mundo, ha dado resultado.

Manuel Guerrero


2 comentarios:

  1. Fascinada por el aumento lento de la nada de una silueta desconocida familiarizarse como por arte de Magia.

    ResponderEliminar
  2. Ai Weiwei es a Keku como Keku a Ai Weiwei

    ResponderEliminar