1 mar. 2012

Pepe Rubianes. Construir con la voz

Foto: El Periódico

Las viudas son un grupo de amigos, que se reúnen periódicamente para recordar a Pepe. En base a esos encuentros el director Manuel Huerga ha dirigido un documental en el que los amigos, disfrutando de una cena, reviven las experiencias compartidas. Sin duda, debió ser un gran tipo por el cariño con el que lo recuerda cada uno de ellos. 

Hace muchos años, sería a finales de los 80, Pepe Rubianes hizo el monólogo de Las Tapas en Arenys de Mar. No era muy conocido, pero saltaba a la vista que era un monstruo en el escenario y que pronto alcanzaría el reconocimiento merecido.

Aparte de él, no conozco a nadie capaz de arquitecturizar un espacio con la voz. Sus amigos tienen razón cuando recuerdan, entre  lo mucho de su arte, la capacidad de establecer en sus monólogos los planos de fondo de una escena, invisible y sólo imaginada por el espectador gracias a su encanto. Utilizar la mímica y sobretodo la voz, no para explicar sino para construir durante horas una atmósfera que te consiga sustraer, eso es algo al alcance exclusivo de un genio.

Una de mejillones, otra de aceitunas, el finito Tio Pepe, las banderillas, los calamares pochos. Cuando pienso en un bar me pongo a reír y me imagino el espacio que me brindó el grande de Pepe, el cabronazo de Pepe.

Que no descanse nunca...sube un diablo para poner el cielo patas arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario