8 ene. 2011

Museo Chillida Leku. Closed




“Yo soy de los que piensan, y para mí es muy importante, que los hombres somos de algún sitio. Lo ideal es que seamos de un lugar, que tengamos las raíces en un lugar, pero que nuestros brazos lleguen a todo el mundo”.

Eduardo Chillida

Las obras de Eduardo Chillida son del lugar. Como las raíces, se adentran en lo más profundo del territorio y de su corazón brotan suspiros zarandeados por el viento, mojados por la lluvia, iluminados por el sol de poniente. De las obras de Chillida me quedo con lo que no se ve, el vacio. El rugir del viento entre el peine, la extraña sensación de inmaterialidad del Elogio al agua o el tacto aspero de la superficie de la Puerta de la Libertad en Barcelona. El viento, la lluvia, el sol, en su tránsito periódico rozan el material y se extienden más allá del lugar, nada es ni será igual.

Cierra el museo pero las esculturas siguen ahí.

2 comentarios:

  1. El viento, la lluvia, el sol son los brazos de los que habla Chillida. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar